Legañas en sus ojitos: ¿debo preocuparme? ?>

Legañas en sus ojitos: ¿debo preocuparme?

Es común que los bebés cuando acaban de despertar tengan legañas en sus ojos, como ocurre con los adultos. La presencia de legañas no es un síntoma de alguna infección, siempre y cuando no venga acompañada de irritación en el ojo o secreciones de otro tipo.

¿Quieres saber por qué se producen las legañas y cómo lidiar con ellas? Sigue leyendo entonces.

 

¿Qué son las legañas?

La presencia de legañas cuando nos despertamos es algo normal y ocurre también en los bebés. Su presencia se debe a que, al estar el ojo cerrado durante el sueño, el agua que sale de los lagrimales se evapora menos y, al no haber parpadeo, esta agua se acumula. Entonces se amalgama junto a las sustancias que le dan ese color particular: la grasa y la mucina.

A pesar de que es normal tener legañas, debes prestar atención al comportamiento que tienen en tu hijo. Su aparición excesiva puede indicar una obstrucción del lagrimal, situación que puede ser fácilmente corregida y que resulta bastante común en los bebés.

 

¿Cómo limpiar los ojos de mi bebé?

Al despertar con legañas, no limpies los ojos de tu niño con tu mano. Debido a su composición las legañas tienden a endurecerse y puedes dañar a tu bebé si las quitas con los dedos.

En vez de hacerlo así, humedece el ojo primero con suero fisiológico o agua hervida a temperatura ambiente. Así las legañas se ablandan y, luego, puedes eliminarlas con una toallita limpia o una gasa estéril.

Al quitar las legañas del ojo de tu bebé procura hacer un movimiento que vaya desde el lagrimal hasta el rabillo del ojo, no en el sentido inverso. También ten en cuenta que debes usar una toalla o gasa diferente para cada ojo para evitar que, en caso de infección, propagar la enfermedad de un ojo al otro.

Si quieres utilizar algún producto especial para limpiar los ojos de tu niño, siempre consulta al especialista primero. Él sabrá cuáles son los apropiados para esa área tan delicada.


Comments are closed.